lunes, mayo 09, 2005

El arte de inventar mundos

La Red Andaluza de Sistemas Complejos se reunió el pasado 5 de mayo en la Facultad de Física de la Universidad de Sevilla. Miembros de los grupos de Granada, Málaga y Sevilla expusieron todo un abanico de trabajos y proyectos. Entre los estudios que han estado realizando los últimos meses encontramos temas de lo más dispares:
-Un método para conseguir que la catalización llevada a cabo en los motores de los vehículos produzca menos polución.
-Un estudio para reorganizar la logística de distribución de alimentos en caso de que algún país de la UE decida cerrar fronteras para protegerse de la extensión de alguna peste.
-Una breve explicación sobre el gran atasco de hace dos fines de semana, que dejó a mucha gente cerca de 11 horas en las salidas de las grandes ciudades. Y además, una explicación sobre porqué no eran necesarias las medidas de prevención que se tomaron para la vuelta del puente.
-Un estudio que presenta algunas características propias de la selección griega de fútbol, y que le hicieron más idóneo para ganar la última Eurocopa.
-Un proyecto del ejército español para mejorar el movimiento de tropas en el campo de batalla.
-Un sistema para anticipar el crecimiento de las ciudades, y proponer soluciones para una ciudad autosostenible.
En la misma línea se estudian cosas tales como razones por las que desapareció la civilización maya, sin mediar un conflicto bélico, o motivos para que se pueda producir la cuarta glaciación.
Y aunque se hace evidente que estos temas no tienen nada que ver entre sí, todos ellos tienen algo en común para su estudio: el ordenador. Gracias a la enorme capacidad de cálculo de los ordenadores, y a la posibilidad de hacer las cuentas con muchos ordenadores a la vez, podemos “inventarnos” situaciones de todo tipo y dejarlas evolucionar, para ver qué pasa.
Por ejemplo, supongamos que planteamos el problema de la logística de redistribución de alimentos, suponiendo que hay vacas locas en Francia, y hemos cerrado las fronteras. Podemos contratar al mejor responsable de logística. Pero también podemos ir al ordenador e inventarnos muchos responsables de logística. ¿Cómo los inventamos? Creamos una cadena con todas las posibles decisiones que podrían tomar ante cada situación, y hacemos que cada uno adquiera aleatoriamente un grupo determinado de decisiones. Entonces los ponemos a cada uno por separado a dirigir la logística, y vemos qué tal lo hacen. A los que nos dan peores resultados, los despedimos (cosa fácil en nuestro mundo imaginado). Más tarde cogemos las decisiones de los mejores, las combinamos para hacer nuevos jefes de logística, y volvemos a repetir el juego. Con este método evolutivo vamos teniendo cada vez mejores responsables de logística, hasta dar con un sistema de redistribución de alimentos más que satisfactorio, que puede venderse a las empresas de alimentación como un valioso producto.
Este sistema de inventar pequeños mundos en el ordenador y dejar que evolucionen “a ver qué pasa” se llama heurística, y consigue darnos soluciones muy buenas a problemas casi imposibles de tratar con papel y lápiz. De nuevo, los límites vienen impuestos únicamente por la velocidad de nuestros ordenadores, y nuestra imaginación. El futuro para estos métodos de trabajo promete ser largo y llenos de excelentes resultados.

3 comentarios:

Nimux dijo...

Hola David, con el tuyo ya tengo dos enlaces de blogs de ciencia.

Me hizo gracia tu post de teletransportadores.
Cuando lo inventen y funcione yo no lo pienso usar, ya que es como morir desintegrado, el que en otro sitio construyan a alguien igualito a uno mismo es irrelevante ¿no te parece?

davidba25 dijo...

Hola Nimux!
En efecto, deshecerte en un sitio y utilizar esa información para componerte en otro es bastante fuerte, y deja en el aire temas como si lo único que somos es un montón de átomos, o hay algo más que define a cada ser vivo.
En cualquier caso estamos tan lejos de todas esas historias que personalmente no creo que vayan a pertenecer a este siglo. Ya veremos. Un saludo,

David

JJ dijo...

Muchas gracias por la crónica. Acabo de encontrármela.