jueves, marzo 17, 2005

Triste historia del movimiento perpetuo

Lo más increíble de la historia del móvil perpetuo es, precisamente, que tenga historia. Porque de lo que no cabe ningún tipo de duda es de que ni existe, ni existirá. Ya son más de 9 siglos los que dan testimonio de miles de intentos, y de sus correspondientes fracasos. La segunda cosa que sorprende es que esta historia no se haya terminado de una vez, y para siempre. Todavía hoy te encuentras con quien dice que conoce a alguien que tiene un móvil perpetuo funcionando en el salón de su casa. Aunque por supuesto, cuando llega la hora de las demostraciones y las cosas claras, todo son problemas para hacer una comprobación rigurosa. La existencia del movimiento perpetuo implicaría la obtención de una energía limpia e ilimitada. Esto revolucionaría de tal manera nuestro mundo, que podríamos considerar como un salvador a aquel que invente semejante artefacto.
No se sabe con exactitud quién fue el primer ingeniero casero que compuso en su cabeza un aparato que, según se esperaba, nunca dejaría de moverse. El primer boceto en papel que conservamos de un móvil perpetuo lo diseñó sobre el año 1150 un indio llamado Bhaskara. Se trataba de un sistema de tubos con líquidos (Imagen 1) que a pesar de ser el primero, superaba en ingenio a la mayoría de los móviles perpetuos que posteriormente se diseñarían en la Europa de la baja edad media y el renacimiento. Más tarde el arquitecto D’Honnecourt propuso la típica rueda que siempre tenía más pesas a un lado que a otro, y que por tanto, nunca pararía de girar. Este es el típico sistema que a muchos se les ocurre como posible. Tras el diseño de D’Honnecourt, la rueda con pesas se fue perfeccionando hasta niveles excelentes (Imagen 2), pero nunca funcionó. Leonardo da Vinci cuenta con un boceto de móvil perpetuo entre sus dibujos. Se trata de un sencillo sistema de tornillos de agua y es tal su genialidad, que si se diseñara de la mejor manera posible, estaría al borde de ser un móvil perpetuo. Afortunadamente dedicó la mayor parte de su tiempo a cosas mucho más productivas. Más tarde vinieron los móviles perpetuos magnéticos y los hidráulicos. Era difícil resistir la tentación de pensar que la fuerza de un imán puede mover una rueda de imanes sin parar. Los móviles perpetuos hidráulicos, por su parte, pretendían aprovechar el efecto sifón de tubos comunicantes. Todos, absolutamente todos ellos fueron un fracaso.
Pero la mezcla de buenas intenciones y sueños de grandeza han llegado a confundir a muchísima gente. Un ejemplo que es digno de película de humor es el de Orfireus, que llegó a seducir a buena parte de la nobleza europea, e incluso al mismísimo zar de Rusia con una “máquina maravillosa” (Imagen 3), y un “secreto inconfesable”. Consiguió mantener su engaño durante varios años gracias a que guardaba su máquina en un cuarto sellado en un castillo, y los que entraban solo podían echar un vistazo desde la puerta, y de esa forma ver que siempre se movía. La realidad era que había una falsa pared y detrás estaban los sirvientes empujando una rueda. Al final se descubrió el pastel por que su sirvienta se fue de la lengua. Esta historia, aunque aquí esta resumida, no tiene desperdicio cuando se lee en detalle. Otro famoso farsante fue Kili con sus motores americanos de finales del siglo XIX, que por supuesto tuvo un final semejante.
Ya en el siglo XX, los móviles perpetuos se fueron haciendo mucho mas complejos y difíciles de discutir. Las leyes que pretendían violar son mucho mas complicadas de explicar, y aprovechando esa confusión no han perdido fuerza. Todavía hoy se registran decenas de patentes de móviles perpetuos en todo el mundo. Aunque por supuesto, ninguna sirva para nada. Y parece que la historia continuará. No deja de sorprender que esto no sea sólo cosa de gente sin estudios, sino también de gente muy preparada y con amplios conocimientos en ciencias físicas. La Academia de las Ciencias de París decidió rechazar todos los móviles perpetuos en 1775. ¿Cuánto habrá que esperar para que una decisión tan buena eche raíces en nuestra cultura general?


Móvil perpetuo de Bhaskara


Móvil perpetuo de Alejandro Capra


El confuso bosquejo del móvil perpetuo de Orfireus

5 comentarios:

roberto dijo...

Que pena que la gran masa de hombres de ciencia acrediten que la teoría científica no posibilita avances precisamente científicos. Cuándo decimos que el móvil perpetuo no se ha podido hacer en 9 siglos, acaso sabemos cúanto se demoró la humanidad en pensar y ejecutar la rueda...

AlBeRtO dijo...

Técnologia, vamos sobrados. Diseñar y crear los circuitos de un microprocesador, programar software, avionica, ingenieria aeroespacial, Genética.

Es de sobra sabido que si se emplean los medios y tecnología correcta, mezclando distintos métodos de energia perpetua obtendriamos la misma.

El mundo en el que vivimos cambia constantemente. La energia perpetua que buscamos no hay que sacarla de la nada, si no de lo que todos los dias nos da la climatología ( viento, sol, agua, calor, radiacción, etc ) del cambio de temperatura entre el dia y la noche , de las variaciones de presión,etc.

Tenemos de sobra la tecnología suficiente para realizar estos proyectos, pero no tenemos la madurez humana suficiente para entender que el mundo no solo puede ser para unos pocos a costa de otros muchos y que debería de ser para todos los seres vivos del planeta.

En fin "muy avanzados en todo", y a la hora de "gastar energia" somos el ser vivo mas despilfarrador.

¿ De que sirven todos esos avances si el país mas "poderoso" entra en guerra en pleno siglo XXI ?

Si la energia libre no existe es porque esta en juego el capitalismo.

marshall2007 dijo...

Podría hacer mis comentarios acerca de las leyes de la termodinámica de su validez en términos de las teorías modernas pero no creo poder darme a entender en la brevedad o extensión entre la mezcla de mis pensamientos con los de mis estudios "ni a cual de los dos irle" (Es Imposible Enseñar" como afirmaba cierto pedagogo cuyo nombre ya he olvidado); descalificar o que me descalifiquen en mis pretensiones podría O NO, ser mi opción preferida o la del fin de la Verdad, filosóficamente hablando; De uno u otro modo el ponerse públicamente en evidencia, en mi opinión, antes del riesgo que entrañe en cierta medida no merece como tal mayor descrédito u aprobación unánimes que el de la aparente y desapasionada experimentación con alguno de los tantos modelos de estas o aquellas maquinitas, tan llevados y traídos por estas páginas, para lo cual una y otra vez y de manera un tanto invariable pasa una o las dos cosas: ni se tienen los fundamentos claros ni el capital para emprenderlos así como nadie que se atreva a aprender de verdad, ya sea a desaprender como ya la inocencia de un niño o como la omisión deliberada del experto en la materia en un mundo tan ocupado con los asuntos propios antes que los ajenos... y ese hueco que deja a todos llamado DUDA.

joel miramontes dijo...

hola, yo si creo en el movimiento, no perpetuo sino continuo, porque la maquina que se desarroye se tendra que detener para alguna reparacion por desgaste,
solo que no estamos usando el paradigma adecaudo.
porque nos estamos yendo por el paradigma del movimiento perpetuo.
si buscamos otro paradigma, posible mente se pueda lograr el mismo resultado, pero udando otro metodo.

cesarheto dijo...

Lo triste es el esfuerzo de unos pocos en negar la verdad. No solo creo que estas maquinas de movimiento perpetuo son posibles, sino que se pueden hacer de muchas formas o maneras. Lo de "perpetuo" es un cliché que no simboliza algo extraordinario. En función es similar a un motor de combustión interna, motor eléctrico, o de aire comprimido. En cuanto que todos se mueven y tienen un movimiento "perpetuo" hasta que... el combustible se acabe en el motor de combustión, (o sufra un desperfecto por desgaste), o la electricidad se desconecte y no alimente el motor eléctrico, o el motor de aire comprimido se quede sin aire que lo mueva. En las maquinas de movimiento "perpetuo" se está usando (de manera inteligente y creativa) la fuerza de gravedad del planeta para generar el movimiento, la cual es constante, permanente, de ahí que las titules de movimiento perpetuo. Estas no funcionan en la estratosfera o en gravedad cero. Lo que parece obvio para algunos y no tanto para otros que carecen de sentido común. Es que hay unos intereses claramente ocultos, de quienes manejan el negocio de la electricidad y los combustibles en el plante. Por eso, lo más ecológico que puedes encontrar en el mercado son los carritos eléctricos, que dependen del suministro de la red eléctrica, y del reemplazo de las baterías que no son gratis y al final se convierte en basura. Muchos eruditos son tan imbéciles que no se han dado cuenta que han sido manipulados desde las universidades donde han obtenido el cartoncito (o titulo), que pareciera con el alias de Dr, Lic, o ing, les castrara la inteligencia.
El desarrollo de este concepto representa libertad, libertad que hay estimular, por el bien de la humanidad y del planta.